La inflación en la Eurozona vuelve a terreno negativo

Análisis, 06 de octubre de 2015

La tasa de inflación no va bien ni en España ni en la Eurozona, Alemania incluida. Los últimos datos así lo reflejan y empieza a preocupar el asunto en la medida en que el índice apunta a que las cosas no van lo bien que se espera en materia de recuperación económica, aunque sea consecuencia del desplome de los precios energéticos, ya que la inflación subyacente (sin energía ni alimentos) se sitúa aún por debajo del 1% cuando el objetivo del BCE es del 2%.

En España, la inflación en septiembre continuó en terreno negativo por segundo mes consecutivo. El dato preliminar del mes de septiembre se sitúa en -0,9%, cuando se esperaba un -0,5, mientras que la tasa armonizada con la Unión Europea y Monetaria (UEM) desciende -1,2% frente al -0,7% esperado.

En la Eurozona, el IPC de septiembre se situó en terreno negativo en -0,1%, nivel peor al 0% estimado y al 0,2% de agosto, siendo la primera vez en seis meses que la inflación se sitúa en terreno negativo, a pesar de las medidas de estímulo introducidas por el BCE.

De la tendencia no se salva ni siquiera Alemania cuya inflación también entró en septiembre en terreno negativo en tasa intermensual, al registrar una caída de -0,2%% frente al 0,0% anterior. La evolución de la tasa interanual también muestra signos de debilidad y pierde dos décimas hasta el 0,0% frente al 0,1% esperado, mientras que la tasa armonizada con la UEM entra en zona negativa (-0,2% frente al 0,1% anterior). Sin resultar alarmante la situación de inflación que sufre la Eurozona y conscientes de que el BCE está en disposición de mantener y reforzar su política monetaria, hasta el punto de que S&P cree que Draghi ampliará la QE de 1,1 a 2,4 billones de euros, preocupa que el proceso se instale más tiempo del deseable en tanto en cuanto ello reflejaría una cierta anormalidad en el proceso de recuperación económica, algo que los analistas de referencia parecen tener detectado.

Las políticas monetarias de los bancos centrales están fundamentalmente encaminadas a controlar el nivel de precios y a alcanzar una tasa de equilibrio que tanto el BCE como la Fed norteamericana cifran en el 2% anual.

Mientras la Eurozona ha entrado en tasas negativas, EEUU coloca su tasa de inflación en el 0,2% muy alejado del 2% fijado por la Reserva Federal, índice igual al de Japón y por debajo del 2% de China, el 9,5% de Brasil o el 15,8% de Rusia.

Fuente: Tendencias del Dinero

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.